noviembre 10, 2011

¿Siempre es mejor calidad que cantidad?

Este articulo (Post) llego a mi mente mientras veía un juego de uno de los deportes al cual soy más férreo seguidor como lo es el fútbol. El partido que me motivo a escribir fue el Paraguay Vs Uruguay, para mí no tenía muchas implicaciones emocionales pero lo sintonice por casualidad porque supuse que ha ese horario estarían transmitiendo el tan esperado por muchos fanáticos venezolanos, Venezuela Vs Argentina.


Desde mi punto de vista la situación de este juego de fútbol encaja muy bien con el título “Siempre es mejor calidad que cantidad”. Uruguay, uno de los países menos poblados de Suramérica versus uno que si bien es cierto no es tan poblado, en la actualidad tiene el doble de la población de Uruguay (3.424.595 Uruguay, 6.459.000 Paraguay). Entre estas dos selecciones nacionales se evidencia claramente que lo importante es la calidad no la cantidad (Haciendo referencia a la población de dichos países con los logros futbolísticos obtenidos); si nos remontamos a los años en los cuales Uruguay se consagro como campeón del mundo (1930 y 1950) apenas tenía una población de 1.900.000 y 2.238.505 millones de habitantes respectivamente, es impresionante como un país tan pequeño puede generar tantas glorias del futbol.


Si comparamos a Uruguay con otros países como USA, China, Rusia o india vemos que para muchas cosas de la vida y también en el futbol siempre es importante pensar en la calidad no en la cantidad (todo esto exceptuando a Brasil). Si pensamos bajo la óptica de la lógica, Uruguay por ser un país de poca población debería tener una desventaja contra otros países con mucha más población porque basándonos en un razonamiento muy sencillo podríamos decir “entre mas población hay más posibilidades que haya un Ronaldinho, Un pelé o un Maradona por algún lado” pues resulta que esto nos lleva a una encrucijada.

¿Por qué Uruguay en la actualidad tiene tan buenos jugadores con una población minúscula?Aparentemente esta respuesta podría tener varias respuestas dependiendo del punto en que se lo vea, pero para no entrar en tecnicismos del futbol. Daré una respuesta muy personal que no solo se aplica para esta pregunta sino para muchas más…Calidad Vs Cantidad Generalmente ganaría la calidad (Aplicando la lógica).

Rápidamente vino a mi mente un recuerdo que se remontaba a semanas atrás, donde fui a una tesis de uno de los amigos de la familia que estaba a punto de graduarse de “Medico en medicina general comunitaria” de la misión sucre.


Cuando entre al salón de inmediato observe detalladamente cómo se trataban entre si los futuros Médicos, resultaba escalofriante para mí como antes de una tesis en todo su esplendor y más de medicina, no tenían ni una pisca de nerviosismo, todo aquello sugería que ellos de antemano sabían que aprobarían. Al cabo de pocos minutos se acerco la tutora y profesora de ellos, una cuba de unos 40 años, blanca y de sonrisa muy contagiosa. Saludo a todos y les comunico que “Ellos habían tenido mucha presión estas últimas semanas con lo de la tesis” y ella y los demás profesores a cargo de avaluarlos decidieron que para quitarles presión, uno de cada grupo (de 6 estudiantes) expondría y los demás sacarían la misma nota. De inmediato me paso por la mente que como esa mujer podría saltarse todos los protocolos y asumir por propia cuenta que todos en un mismo grupo tenían la misma capacidad de hablar y por ende era algo así como una pérdida de tiempo escucharlos.

Me sorprendió mucho y tenía ganas de pedir derecho de palabra, y como ciudadano venezolano y aun mas como posible futuro paciente de ellos (lo de posible futuro, es para alejar aun mas en el futuro la posibilidad de ser su paciente) decirle que ellos serian futuros profesionales en la medicina y por ello era muy importante que todos expusieran su tesis y defendieran su “investigación”…para no ganarme un pelea gratis con el amigo de la familia descarte esa posibilidad.

Empezaron las ponencias y el primer grupo fue representado por un hombre moreno, bajo de estatura y muy tosco al hablar, no entendí nada al cabo de 10 minutos que duro su intervención y supuse que debieron salir mal, pues yo lo comparaba con las exposiciones de proyecto en 5to año que es parte de las evaluaciones liceístas.

Sin ser arrogante expongo mejor que ese “Universitario”. Esperaba que fuera como de media hora esa supuesta tesis, también esperaba que al menos hablaran de medicina pero nunca lo hicieron; parecía más una tesis social que de medicina, las preguntas eran como para que las respondiera un muchacho de 4to año y las respuestas como para que las entendiera un alumno de primaria.

El segundo grupo fue menor en cantidad y calidad duro 8 minutos y hablaban de los métodos anticonceptivos como coloquialmente hablamos con nuestros padres y amigos, explicación que por no nada se semejaba a la de un doctor convencional.

Después de ese grupo salí a dar una vuelta y tomar aire fresco, luego entre después de un buen rato. Ese tercer grupo no estuvo muy alejado de lo hecho por los anteriores grupos y desafortunadamente era el de mi amigo Juan, por colocarle un nombre, como los anteriores grupos solo expuso uno solo, por cosas de la vida no fue mi amigo Juan el que expuso, sino otro miembro de su grupo. Fue una mujer blanca y muy alta, con cuello que tenia aire de alguna elegancia perdida en medio de la imperfección de su silueta, podría decirse que fue una de las mejores que hablo, tenía cierta ventaja con respecto a los demás, porque su voz era muy fuerte y de un timbre armónico para el oído, pero al igual que los otros grupos su tesis era netamente social, las conclusiones eran como las que hice en 5to año. Las preguntas del jurado eran un caso perdido, siempre tenían los mismos miramientos y caminos, y como era de esperarse las respuestas era como una copia fiel de una dada por algún grupo anterior.

Al final de todas las intervenciones, los futuros “doctores” celebraban y especulaban como lo hacían anteriormente. Los “Jurados” se prenunciaron nuevamente esta vez para decir que todos estaban aprobados y que podían pasar a la mesa técnica para firmar y así sellar el último paso para obtener su titulo en médicos integrales en medicina comunitaria.

Pasada toda la celebración que involucraba un reggaetón viejo. Decepcionado me fui solo a mi casa por un camino un poco desolado.

Creo que si alguno de ustedes hubiera escuchado esas tesis seguro también habrían sentido un poco de preocupación como la sentí en ese momento y habían ciertas preguntas ineludibles que me hacía y una de ellas era:

¿Cómo estos se hacen llamar profesionales en la medicina?
Creo que me daría terror ser atendido algún día por alguno de ellos…
Post escrito el 6 del mes de octubre y terminado de editar hoy, disculpen el retraso…Estuve haciendo muchas cosas últimamente…

Articulo:

By Daniel Alejandro Urquia Franco with No comments

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tus comentarios en nuestro blog. Cada recomendación o critica sera tomado muy en cuenta con el fin de mejorar cada día más. Que tenga buen dia.

  • Populares
  • Archivo