noviembre 10, 2012

Ganó el “cáncer” y perdió el “sida"


“En la política siempre
hay que elegir entre el menor
de dos males”.
-Christopher Morley-.


Discúlpenme tan crudo criollismo, pero fue el más didáctico juego de palabras que encontré para titular este artículo sobre lo más Estadounidense de lo Estadounidense, sus elecciones. Porque no hay mejor forma de representar lo más elitesco y clasista que una elección de segundo grado, en las que el apoyado por la mayoría puede perder frente a un contrincante más “hábil”, como sucedió en 2000 cuando George W. Bush ganó la presidencia de Estados Unidos con menos voto popular que el Demócrata Al Gore, en una elección complicada y llena de polémica.

Pero en esta oportunidad no tocaré el tema de tan peculiar sistema electoral, que data de finales del siglo XVIII, ni tampoco entraré en debate, si es democrático o no, porque habría mucha tela que cortar, y de paso me ganaría merecidos enemigos. Mejor lo haré sobre el vencedor y vencido de las recientes elecciones del país del norte.

Para ello llamaré al vencedor, B. Obama, como el cáncer y el vencido, M. Romney como el sida, y mis respetos a esas personas que sufren tan graves enfermedades. Uno es el cáncer porque tiene una actitud menos de confrontación o choque, débilmente a tratado de frenar el caos en medio oriente y al menos prometió cerrar el campo de detención de Guantánamo. Algo es algo como dicen las abuelas, frente a la postura del sida, que proponía más rudeza en política internacional y radicalismo.

Otra pequeñita diferencia entre los dos, es que uno es más neutral y el otro es más activo. Obama es sus años mozos, tenía una postura menos imperial y controladora, pero sin dudas el sistema lo ablandó, para que siguiera con intervenciones militares. Pero insisto, algo es algo, es una pequeña resistencia que le es insuficiente a este mundo contaminado de revoluciones sociales, pero es una resistencia, eso no se le puede quitar.

Y por esa pequeña resistencia del Demócrata, se alzó como ganador, porque el pueblo Estadounidense no quiere más guerra, no quiere más cementerios de soldados caídos, no quiere más confrontación. Y delante de eso, el Republicano no tuvo oportunidad, porque ofrecía solapadamente más confrontación con Irán, estulticia en las intervenciones militares, más desigualdad, y por todo eso no solo perdió, también se consagró mundialmente como un radical con profundo espíritu clasista y fiel practicante del darwinismo social.

Con todos estos elementos que he expuesto, considero mas que adecuado el título. Y perdónenme los simpatizantes Demócratas o Republicanos, simplemente es un juego de palabras.

Espero que el cáncer, reciba radioterapia social y humanista y sea más flexible con todos los que directa o indirectamente somos afectados por esa política de devastación y guerra que ha practicado el vecino del norte del norte.

By Daniel Alejandro Urquia Franco with No comments

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tus comentarios en nuestro blog. Cada recomendación o critica sera tomado muy en cuenta con el fin de mejorar cada día más. Que tenga buen dia.

  • Populares
  • Archivo