enero 09, 2013

El bumerang de la bondad


     
   Se cuenta que Winston Churchill, quien fue el primer Ministro de Inglaterra, cuando era pequeño estuvo a punto de morir ahogado en un río. En ese momento, un sirviente de su casa lo salvó. El padre de winston estaba tan agradecido, que deseó hacer algo por él. El sirviente tenía un hijo que era muy inteligente y estudioso. Y el padre de Winston le ayudó a pagar sus estudios en la Universidad de Medicina. Muchos años después, Winston Churchill fue elegido Primer Ministro de su país. Cuando se desató la segunda Guerra Mundial, él descuidó su salud al visitar lugares bélicos y contrajo neumonía. En esa época, ésta era una enfermedad terminal, ya que no conocía la cura. Muchas personas a su alrededor mostraron su preocupación, pero nadie podía ayudarlo.

   Una persona que escuchó esta noticia fue a verlo, y le inyecto un antibiótico que mataba la bacteria que llevaba Winston en su cuerpo. Y él fue sanado por completo. El que había traído ese antibiótico fue el hijo del sirviente que trabajaba en su casa. Su nombre es Fleming, quien descubrió la penicilina a partir de un cultivo bacteriano. En respuesta  a la ayuda que había brindado el padre de Winston para que pudiera estudiar medicina, él salvó la vida de su hijo.

  Cuando mostramos misericordia con los demás, nosotros también recibimos misericordia. Si ayudamos a que otros prosperen, nosotros también seremos prosperados. Si somos amables con los demás, ellos también lo serán con nosotros. La mejor inversión para el futuro no es comprar un terreno o una casa, sino ser bondadosos con el prójimo.    

By Daniel Alejandro Urquia Franco with No comments

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tus comentarios en nuestro blog. Cada recomendación o critica sera tomado muy en cuenta con el fin de mejorar cada día más. Que tenga buen dia.

  • Populares
  • Archivo