agosto 18, 2012

Guerra electoral bajo tinta

“El lector debe conocer el punto

de vista del periódico, pues es inmoral

cobijarse detrás de la neutralidad de

la noticia”. - J. Pulitzer -


Estamos en una guerra electoral donde casi todo es valido. Desde documentos forjados hasta cadenas de radio y televisión que se extienden por largas horas, y eso sin incluir la enciclopedia de insultos y vacilaciones políticas que han formado parte del combate político venezolano en estos últimos meses.

Frente a toda esa marea de fuertes ataques políticos, nos encontramos los venezolanos, tratando de ayudar al candidato que más nos parece. La decisión es sencilla, en la esquina roja tenemos al candidato Chávez, con más de una década de experiencia en la presidencia, apoyado por un partido muy poderoso, y en la esquina azul esta Capriles, que políticamente es más antiguo, apoyado por un cúmulo variado de partidos viejos y nuevos. Claramente estos dos personajes tienen sus marcadas diferencias de cómo conciben la política. Podríamos sentenciar que estos dos candidatos respiran a Venezuela de forma diferente y atacan políticamente de forma diferente.

Pero en medio de todo ese inmenso mar de diferencias, esta un elemento político que es primitivamente similar para los dos, que les sirve para atacar. “Es el mundo de las letras, de las frases y el de los ataques subliminales”. Tan poderoso como lo que se dice a través del verbo, los ataques escritos constituyen un elemento muy importante para los candidatos a la presidencia, debido a que les permiten impulsar matrices de opinión favorables a uno u otro.

Que si el chavista del diario aquel dijo algo o que el oposicionista de aquel otro le respondió, es el pan de cada día de todos nosotros sin importar nuestro ADN político, y menos sin importar si usted no le gusta la política. Se come el pan a la fuerza o no, pero se lo come. Digiéralo poco a poco, pero teniendo en cuanta que se puede encontrar con más de un ingrediente inesperado, como es la distorsión de la información con el propósito de favorecer a algún bando.

Además de digerirlo lentamente, procure meditar lo que contiene la información, y saque sus propias conclusiones, porque no siempre detrás de las columnas de opinión, esta precisamente UNA OPINION, sino una consigna política que pretende bombardear al presunto enemigo que preferiblemente es azul o rojo.

By Daniel Alejandro Urquia Franco with No comments

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tus comentarios en nuestro blog. Cada recomendación o critica sera tomado muy en cuenta con el fin de mejorar cada día más. Que tenga buen dia.

  • Populares
  • Archivo