agosto 06, 2012

Los sueños

 
En 1963 Martin Luther King, después de una marcha por el trabajo y la libertad, ofreció un discurso que ha sido recordando por la frase “i have a dream”, “tengo un sueño”. Motivado por la multitud y por su propia convicción, cada palabra que este hombre decía, resonaba por todo el lugar donde miles de indignados y discriminados, valientemente estaban congregados.
 
Posterior a esas palabras, muchos quedaron marcados de por vida, y los impulso a seguir la lucha por la libertad y la igualdad racial en el hermano país de Estados Unidos De América, para más tarde culminar lo que valientemente ese hombre había iniciado.
 
Al igual que Martin Luther King, todos tenemos sueños, unos son más complejos o más radicales que otros. Pero sin importar el grado de complejidad o envergadura de nuestro sueño, todos tienen algo en común. Absolutamente todos requieren de nosotros un compromiso y de una digna batalla para conseguirlo. Esa batalla es diaria, desde que abrimos los ojos para disfrutar las bondades que Dios nos ofrece, hasta que le damos rienda suelta a nuestra mente al acostarnos.
 
Soñar y soñar con la meta, con el sueño es parte de ese camino a recorrer para lograr nuestro objetivo, pero como dicen muchos “soñar no cuesta nada”, debemos poner manos a la obra y surcar en el océano de obstáculos en busca de nuestro sueño.
 
Tenemos que salir de nuestra casa, dejar nuestra zona de seguridad y confort para conquistar nuestros sueños. Estar dispuestos a ser rechazados, fracasar y a sacrificarnos por el tan anhelado objetivo, es algo que un auténtico conquistador de sueños lo considera parte de su menú cotidiano, y si usted también quiere serlo, entonces no titubee frente a dicho menú.
Siempre serenos y convencidos de que podemos lograrlo. Las palabras no puedo o es muy difícil, están fuera de nuestro vocabulario. Confía en Dios y en ti mismo para que logres tus sueños, nunca renuncies a ellos, porque te estarás traicionando a ti mismo. Amigo lector, salga a cumplir sus sueños y nos veremos en el camino de los sueños…

El sueño

 Es tan brillante que muchos lo ven pero pocos se atreven a realizarlo, tu sueño esta allí esperándote a que te decidas a luchar por el, como un verdadero gladiador. Míralo fijamente y verás que es como si te vieras al espejo, porque el representa lo más interno de tu corazón, es el espejo de tu alma y es lo más primitivo que tienes.
 
Es como un animal salvaje preparado para salir, y conquistar al mundo, que solo con dedicación y trabajo duro lograrás llevarlo a donde quieres. Trátalo como a tu hijo o mascota, aliméntalo todos los días preparándote intelectual y físicamente, asegúrate que reciba sus tres comidas diarias: felicidad, satisfacción y convicción.
 
Y por último no olvides que al igual que un hijo o mascota, si lo tratas bien y con dedicación te traerá alegrías, pero si no lo haces, solo te traerá desdicha y perturbación.  

By Daniel Alejandro Urquia Franco with No comments

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tus comentarios en nuestro blog. Cada recomendación o critica sera tomado muy en cuenta con el fin de mejorar cada día más. Que tenga buen dia.

  • Populares
  • Archivo