septiembre 22, 2012

Juventud mediocre


   A escala nacional la juventud de nuestro país ha estado muy activa en la campaña electoral rumbo al 7 de octubre, y tanto opositores como oficialistas lejos de dar cátedra política en su mayoría han amenazado con identificarse con esa generación boba que aún flota como virus letal en nuestra sociedad actual.

   La anterior analogía no está para nada desdibujada y basta con remitirse a las pruebas presentes en medios audiovisuales y escritos. Los me iría demasiado abundan no solo en el Country Club o Chacao sino que hasta en ciudades como El Tigre se observan claros ejemplos.

   No precisamente son los riquillos burgueses que se alzan con las altas condecoraciones en tan prestigioso gremio de cotorras y títeres políticos. Sino que personas de casi cualquier escala económica-social frente a un micrófono, red social o pluma, se atreven a decir semejante verborrea que cada día desvaloriza la raza joven de este país que como cualquier otro necesita esa sangre nueva para proseguir los avances políticos y sociales.

   Se trata de una arremetida más, impulsada por un monólogo de la conciencia de esas generaciones vampiras e improductivas o por intereses transnacionales embelesados por nuestro oro negro, que brutalmente han maltratado la fauna intelectual de nuestro país y que se acrecienta con la fuga intelectual que hemos tenido no solo en este periodo de revolución sino que hasta en la cuarta República tenia clara vigencia. Los orígenes de este fenómeno tienen sus raíces primarias en la devastadora campaña mediática que durante décadas nos han vendido los medios de comunicación venezolanos “Comprometidos con el país” en contra de lo nacional.

  El venezolanismo fue vendido como bitumen, abundante en nuestro país en esos desgarradores episodios de la historia criolla, era algo que para muchos se convirtió en un elemento nacional insalvable e innecesario para la República.

   Los venezolanos comenzamos a nacer prematuros y poco útiles para el país, llegamos al punto en que hasta nuestra política era importada. Modelos políticos iban y venían, golpeando con puños de hierro a nuestra juventud desprotegida que no fue cultivada en un ambiente favorable.

   En la actualidad estamos cosechando lo que sembramos décadas atrás, pero golpeados y con escaso sudor patrio en nuestro haber, tenemos la oportunidad de levantarnos, prepararnos y ofrecerle al país un mejor futuro al futuro encarnado en las juventudes que parirá nuestra patria. ¡Vamos juventud! Rescatemos nuestro lugar y estudiemos porque ese es el único camino.

By Daniel Alejandro Urquia Franco with No comments

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tus comentarios en nuestro blog. Cada recomendación o critica sera tomado muy en cuenta con el fin de mejorar cada día más. Que tenga buen dia.

  • Populares
  • Archivo