septiembre 29, 2012

Por un 8 de octubre de paz




“En los atentados contra
el pueblo hay dos culpables:
el que se atreve y los que lo permiten”.
-Raúl Alfonsín-

Los venezolanos que formamos parte del territorio político de este país debemos asumir como ingrediente indispensable para una real democracia el reconocer las derrotas. Todas son dolorosas pero sin ellas no existe la democracia que alimenta a los pueblos no raquíticos. 

Nuestra historia se ha encargado de golpearnos cuando hemos sido un pueblo raquítico en democracia, la culpa no es solo de los come democracia que nos gobernaron, también es de nosotros por vestirnos con el traje de ovejita y dejarnos tratar como animales para el sacrificio. En esos tiempos que convivíamos como ovejas al servicio de nuestro patrono, las acertadas palabras de Antonio Blanco se propagaban como mito criollo. Pero valientes los que a lo largo de nuestra historia se han alzado, los que como archivos abiertos por la eternidad nunca olvidaron los actos y las agresiones de los golpeadores, nunca olvidaron el propósito de su lucha.

Ese gen venezolano que nos impide olvidar el pasado sobrevive hoy más que nunca en las células con sello venezolano, nosotros no olvidamos las diferentes posturas de los que pretenden gobernarnos por el periodo 2013-2019. 

Iremos dentro de 8 días a las urnas electorales para elegir al más integral, al que como nos enseñaban desde pequeños, piensa, dice y hace lo mismo, no queremos un “presisebra”, un presidente que no se decante firmemente por un ideal de gobierno. Queremos un presidente o presidenta auténtico que se comprometa con nosotros con planes reales y tangibles que no sean otras utopías más en la extensa colección de nuestro país. 

El elegido o elegida solo recibirá palabras de bienvenida el 8 de octubre, el victorioso del 7-O merece respeto de todos, representa la mayoría, es la encarnación de la elección que nosotros mismo impulsamos. No vamos a soportar a un Carmona en el poder, queremos un presidente elegido por nuestro tricolor corazón patriótico, no por una cúpula que representa intereses. Por nuestra historia, por nosotros y por nuestros hijos, el 8 de octubre debemos garantizar la paz en nuestra hermosa patria, no podemos apoyar al derrotado lleno de cólera dispuesto a arremeter contra lo más puro de la democracia, hacerlo sería una burla para nuestra patria. Aceptemos los resultados y colmemos el 8 de octubre las calles de amor y comprensión por el contrario, dejemos para las futuras generaciones un ejemplo a seguir, que al final de nuestra vida es lo único que dejamos.

By Daniel Alejandro Urquia Franco with No comments

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tus comentarios en nuestro blog. Cada recomendación o critica sera tomado muy en cuenta con el fin de mejorar cada día más. Que tenga buen dia.

  • Populares
  • Archivo