diciembre 25, 2012

Lo que el huracán se llevó


Hace pocas semanas puntualicé que dos elementos principales: apatía opositora y cercanía entre elecciones (causaría involuntariamente un efecto político-emocional que afectaría negativamente las esperanzas en las regionales para la oposición) prepararían un coctel con sabor, olor y color rojito. Y claro por la intención del artículo no expuse los puntos a favor del oficialismo, de los hoy triunfadores por mayoría abrumadora, pero es claro que había un cúmulo de ellos.

Por todos esos puntos a favor del huracán oficial no solo se garantizaron la mayoría y gobernabilidad de su revolución, también consiguieron victorias en estados emblema para la oposición, en bastiones opositores. Para mencionar un ejemplo esta el estado Zulia, rebelde al proceso, leal a sus gobernantes tan zulianos como el patacón, siempre había sido un estado muy deseado, bien sea por su importante capital humano, económico, ubicación estratégica o envergadura electoral, pero que después de estar gobernado por dos ex aspirantes a la silla de Miraflores fue domado con organización y trabajo duro de Arias Cárdenas, demostrando que se pueden ganar colosales batallas sin tener al líder en el campo de batalla.

Otra victoria como la de Nueva Esparta demostró la capacidad de los líderes chavistas para vencer a cofradías opositoras, pero también se demostró que el pueblo venezolano castiga a los que usan su cargo como catapulta política para conseguir beneficios propios y no beneficios para el estado que deben de defender y consolidar. De similar forma los venezolanos dimos otras dos lecciones: podemos votar por liderazgos que llegan a transcender el prototipo chavista, que simbolizan planificación y organización como lo representa la figura de Vielma Mora, que obtuvo una significativa victoria frente a la cofradía tachirense de Pérez Vivas. Podemos castigar con el voto las malas gestiones y apartar del poder a dinastías como la carabobeña, la dinastía Salas Feo.

En definitiva luego de esta contienda regional el saldo opositor es una resistencia más heterogénea de lo que ya era. Ya las oposiciones de nuestro país están aisladas (en cargos de gobernaciones), los líderes opositores tienen motivos para sentirse como isleños, no construyeron puentes para comunicarse entre ellos y ahora más que nunca están rodeados por un mar rojo rojito, de pueblo rojo que a pesar de ser golpeado y semi dominado por la abstención al igual que los opositores, salió a votar por sus rojos, por la profundización de lo que hoy más que nunca se conoce como socialismo del siglo XXI.

Y cuando digo que la abstención golpeó a chavistas como opositores por igual, no cito conjunciones o reflexiones propias, allí están las encuestas que lo demuestran, así que no me vengan a decir que sin ese porcentaje de abstención de 46,06%, tercero más bajo en la historia de las elecciones regionales, la oposición hubiera ganado la mitad de las gobernaciones, obedeciendo eso de “el país esta divido”, mito que surgió después de los resultados presidenciales del 7-O. Los porcentajes fueron contundentes con grandes brechas, siendo las más ajustadas las de Miranda de 4% y la de Bolívar de 3%.

Después de lo que el huracán se llevó, la única conclusión posible es: se vienen tiempos de efectividad, porque sino el pueblo hablará como habló el domingo, hablará contundentemente sin miramientos.  

By Daniel Alejandro Urquia Franco with No comments

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tus comentarios en nuestro blog. Cada recomendación o critica sera tomado muy en cuenta con el fin de mejorar cada día más. Que tenga buen dia.

  • Populares
  • Archivo